Aprovechemos todas las ventajas que nos ofrece la tecnología. Está a nuestra disposición y optimiza los tiempos y los procedimientos. Sin embargo, tengamos presente en todo momento que la conexión emocional que se establece entre personas (aquí y ahora) hace prosperar un proyecto.

En la premura de los días actuales corremos el riesgo de olvidarnos del ser humano que une sus esfuerzos a los nuestros. ¿Quién es ese individuo a quien dirijo mis correos electrónicos? ¿Cómo es la vida de quien me envía información esencial a través de los sistemas de mensajería instantánea? Ya hemos hablado de lo mucho que la tecnología nos acerca, pero también nos aleja de nuestros interlocutores porque hemos reemplazado el contacto directo por dispositivos portátiles. Entonces, nuestra responsabilidad como líderes es humanizar la tecnología; es decir, preservar el toque humano que debe prevalecer en nuestra comunicación con nuestros colaboradores, clientes, proveedores y demás personas que contribuyen al logro de las metas organizacionales.

Los dispositivos son herramientas muy valiosas, pero los emisores siempre hemos de ser nosotros mismos, con todo lo que somos, y los receptores siempre serán los seres humanos que nos rodean. Si logramos transmitir un mensaje presencial, con los cinco sentidos abiertos e impulsados por una expresión emotiva, nuestros públicos serán mucho más receptivos y la potencia de su efecto será mayor que a través de una pantalla. ¿Por qué? Porque nuestro cuerpo y rostro comunican tanto o más que nuestras palabras; porque de manera personal establecemos lealtades más auténticas; nos sentimos y nos vinculamos, fomentamos y participamos en una sinergia productiva.

Recordemos que, sin importar nuestra jerarquía, conocimientos, funciones, responsabilidades y capacidad, los seres humanos ofrecemos respuestas más genuinas a aquello que estimula nuestra emotividad. El líder que sabe cómo motivar ese núcleo vital obtendrá lo que desea de su equipo de trabajo.

La propuesta de TOP Companies es humanizar nuestra comunicación y buscar oportunidades para hacerla presencial. Sí utilizar la tecnología, sí abrazar sus enormes cualidades, sí emplearla para tender puentes y agilizar procesos, pero con esencia humana y con un profundo honor a la persona que nos lee a distancia en una pantalla.

Publicado en: Octubre 2017

Artículos

by TOP Companies

El toque humano en la tecnología