Publicado en: Abril 2017

by Laila Chartuni

Maestra en Comunicación Organizacional

TOP Companies

Un líder es aquel individuo que por su preparación profesional, su experiencia laboral, de vida, circunstancias, o tal vez porque fue Key Talent y que fue modelando en el tiempo y por fortuna se encuentra a la cabeza de un equipo de trabajo. Existen numerosos tipos de liderazgo, pero para efectos de nuestro ámbito empresarial es importante subrayar desde el inicio que el líder, además de ser responsable del desempeño de su equipo, se convierte en el rol model de sus colaboradores.

Si tú eres un líder, debes estar consciente de que ejerces una influencia definitiva en las personas que te rodean orientándolas o no hacia el logro de metas específicas. Tu actitud, conducta, compromiso y tu motivación son modelos que tus colaboradores tomarán como referencia para delinear su propio comportamiento en su labor diaria, lo cual se reflejará en su productividad y, sin duda, en su satisfacción laboral. Es imposible que un líder poco motivado espere resultados espectaculares; por el contrario, un líder motivado es la fuente de una potencia inspiradora que se filtra a todo su entorno y concentra la atención general hacia el proceso necesario para lograr todos aquellos objetivos estratégicos de negocio que tienen que alcanzar.

Dado que todo buen líder conoce el potencial y las áreas de oportunidad de cada miembro de su equipo, debe aplicar estrategias para fomentar su participación, su iniciativa y su mejora continua. Su posición de poder,  lo obliga a dotar a cada colaborador de herramientas y conocimientos que requiere para llegar a sus objetivos,  se involucra de manera activa en su desarrollo, con el fin de delegarle procesos de mayor responsabilidad y poder de decisión . De esta manera, puede reconocer sus logros individuales y también el éxito que resulta de la suma de los esfuerzos en conjunto.

Lo que el líder desea es celebrar que su equipo cumple las expectativas y las supera, pero también que cada integrante se sienta satisfecho con su aportación y tiene la certeza de ser capaz de afrontar nuevos desafíos.

Entonces, la visión del líder debe ser tanto panorámica como microscópica y en ella debe incluirse a sí mismo como parte de ese equipo que tiene a su cargo. De él emana la energía que alimentará el trabajo diario de su gente.El líder que confía en su equipo sabe que tiene garantizada la excelencia. En reciprocidad, un equipo que confía en su líder es invencible.

El líder modelo

Artículos