La poderosa influencia de una persona positiva

Publicado en: Agosto 2017

Más allá de definirla como optimista y dispuesta, una persona positiva es aquella que se compromete con la búsqueda de su potencial, en un proceso que implica un profundo aprendizaje continuo, que la obliga a superar los desafíos del apego a su zona de confort y que incide en todas las áreas de su existencia.

Desde sus inicios, la psicología se ha enfocado en la atención de problemas que impiden la felicidad y la realización de los seres humanos. Como contracorriente surge la psicología positiva a finales de los años noventa del siglo pasado con una novedosa propuesta: no intentes resolver lo adverso, lo doloroso y lo traumático, mejor promueve la felicidad, el bienestar y la salud emocional. Eso es justo lo que pretende la persona positiva y esta actitud es deseable para cualquier empresa que aspire el éxito. Una organización cuya filosofía es la psicología positiva es un entorno perfecto y propicio para el desarrollo de los colaboradores positivos.

De igual forma, una persona positiva es un activo de gran valor para una organización porque sabe que ésta es afín con sus objetivos de vida, además de que sirve como vía para alcanzar sus aspiraciones; por tanto, no se limita a desempeñar su labor sólo como un medio para satisfacer sus necesidades económicas.

Como ya hemos destacado en otros artículos, los seres humanos aprendemos conductas a través del ejemplo y es así como mejor se transmite la psicología positiva, sobre todo porque sus consecuencias favorables son siempre tangibles. De esta manera, un ser humano positivo se convierte en maestro involuntario de quienes lo rodean y su modelaje se expande de forma exponencial. Dicho en otras palabras, ¡la psicología positiva se contagia, se difunde y encuentra eco en las almas afines que vibran en la misma frecuencia! La excelente noticia es que este efecto se potencializa aún más si la persona positiva es el líder, gracias a la poderosa y constante influencia que ejerce en su equipo de trabajo.

¿Qué empresa no querría un colaborador que tiene sueños y que no está dispuesto a renunciar a ellos; que sabe que todo riesgo es aceptable, siempre y cuando lo ayude a crecer; que concentra su esfuerzo y sabe automotivarse? ¿Qué individuo no querría ofrecer sus servicios a una compañía que celebra la iniciativa, el impulso, el entusiasmo, la colaboración, el compromiso, el crecimiento y la pasión?

Una organización y un individuo positivos se retroalimentan entre sí y los frutos inagotables de esta alianza son siempre extraordinarios: si creces tú, crezco yo. ¡Crezcamos juntos!

 

by TOP Companies

Artículos