Una empresa positiva construye competencias

Todos conocemos nuestras capacidades y poseemos muchas más en potencia, que solo esperan la ocasión exacta para mostrarse al mundo. ¡Cuántas cualidades yacen adormecidas en nuestro interior a la espera de su momento estelar, algunas de ellas incluso ignoradas por nosotros! ¡Y cuántas de nuestras habilidades son evidentes para los demás, aunque no para nosotros! Si nuestro entorno laboral nos permite explotarlas y nos motiva a desarrollar otras más, estamos en el camino correcto hacia nuestra autorrealización.

Una empresa positiva no pierde de vista estas promesas a punto de florecer y apoyar con los elementos necesarios para que así suceda en cada uno de sus colaboradores.

La psicología positiva enfoca su interés científico en el conocimiento de los detonadores concretos que despiertan las capacidades potenciales de las personas y también de las organizaciones, para alcanzar su desempeño más óptimo y el logro de la anhelada satisfacción.

El líder positivo concentra su atención en investigar cuáles son esos detonadores que le permitirán disponer de ese rico caudal de habilidades que subyacen en sus colaboradores y en desarrollarlas para beneficio de su equipo y de la empresa, sin olvidarse del trabajo que también debe realizar consigo mismo para su crecimiento. Ese líder sabe que el bien de cada persona redunda inevitablemente en el bien de la compañía y viceversa, de manera que lo buscará sin descanso.

Una empresa positiva precisa conformarse de un cuerpo directivo que comparte, aplica y transmite esta filosofía a todos sus niveles de influencia.

Si existe un compromiso entre la organización y cada colaborador, ambos entregarán mutuamente lo mejor de sí, garantizando el éxito.

Publicado en: Agosto 2017

by TOP Companies

Artículos