Este concepto tiene un significado mucho más profundo que el que suele dársele en los medios y en las charlas informales: consiste en un compromiso genuino con la sociedad. A pesar de que las empresas sean entidades con metas y procedimientos propios, no están aisladas de su entorno y entonces deben procurar el bien de éste a través de sus acciones.

Actualmente, la responsabilidad social está tomando un papel fundamental y, en algunos casos, obligatorio, incluso existen certificaciones para ello. Sin embargo, el verdadero reto es que sus contribuciones tengan un impacto real y tangible, provoquen una transformación y desarrollo positivos en su comunidad y sea sostenible y sustentable a largo plazo.

Las organizaciones tienen muchas opciones para manifestar su responsabilidad social. La globalización nos conecta en todos los niveles, de manera que el éxito de unos debe por fuerza repercutir en los otros.

Las empresas visionarias saben que, para aspirar al éxito, deben asegurarse que el entorno en el que se desarrollan sea sano. 

Responsabilidad social: el compromiso con la comunidad

Artículos

by TOP Companies

Publicado en: Junio 2017