La permanencia de una organización y su capacidad para hacer frente a los retos de un entorno cambiante depende de la solidez de su Cultura Organizacional. La identificación de un colaborador con la empresa y su filosofía tiene un papel fundamental en este sentido.

Una empresa culturalmente poderosa es aquella que tiene claridad en su misión, visión y los valores que le han dado origen. Los líderes fungen un papel determinante en este sentido, ya que son ellos los responsables de dar a conocer su filosofía y fomentarla en sus colaboradores.

La misión es el propósito o razón de ser de una organización, el motivo de su existencia. En ésta se define su labor específica, la naturaleza del negocio y puede complementarse haciendo referencia al público al que va dirigido, destacando su particularidad: aquello que la hace diferente. Si todos los colaboradores adoptan como propia esta misión desde su incorporación a la compañía y enfocan sus esfuerzos hacia ella, la organización se nutrirá de toda esa energía productiva y se fortalecerá en beneficio de todas las entidades vinculadas a ella.

La visión es aquella que establece las metas y objetivos de la organización, define y describe la situación futura que desea obtener la empresa, incorporando un carácter motivador e inspirador. El líder es quien se encarga de promover esta visión y de modelarla. Una vez que se tiene bien definida, todas las acciones se fijan en este punto y las decisiones y dudas se aclaran con mayor facilidad.

Finalmente, los valores son los principios y creencias en los que se acentúa la cultura de la empresa, permiten crear pautas de comportamiento entre los colaboradores, dando personalidad a la empresa. Son los marcos de referencia que los líderes utilizan para identificar lo que es permisible y lo que no.

Misión, Visión y Valores son los componentes del corazón ideológico de toda empresa. Los principales promotores de la Cultura Organizacional son los líderes, quienes deben permearla y fomentarla con el ejemplo día a día. Una Cultura Organizacional sólida se refleja en la identificación del colaborador con su empresa y la alineación de su actuar cotidiano con la filosofía y los objetivos de ésta. 

Artículos

Publicado en: Junio 2018

by TOP Companies

La importancia de una Cultura Organizacional sólida