La empresa social: competitividad y credibilidad

Artículos

by TOP Companies

El papel de las organizaciones sigue evolucionando y están ante un escenario en el que deben enfrentarse a nuevos y diferentes retos.

Los líderes de las empresas mejor adaptadas e innovadoras se han ocupado de prepararse para dar respuesta positiva a los cambios económicos, sociales y políticos que les rodean.

Deben fungir ahora como un agente de cambio social, ya no únicamente a través de programas de responsabilidad social, sino convirtiéndose en actores clave.

Ahora, no se trata de fomentar acciones aisladas en pro del mejoramiento ambiental, del beneficio a las comunidades por medio de proyectos, donaciones o de participar por mero altruismo o filantropía.

Los líderes empresariales de la actualidad tienen la tarea de impulsar el crecimiento de sus organizaciones a través del impacto social que éstas pueden generar en su entorno. Pero, ¿es función de los líderes trazar planes estratégicos que integren la acción social activa de la empresa?

Si lo es, y muchos líderes ya lo están llevando a cabo. Son los líderes de aquellas organizaciones altamente competitivas, que gozan de credibilidad en el mercado y han logrado alianzas con diferentes sectores, aquellas que no intentan competir o sustituir la labor de otras instituciones, sino de lograr sinergias que den como resultado acciones reales en beneficio de su comunidad.

¿Cómo lo hacen?

Sin duda, las alianzas no son suficientes, el impacto de las “empresas sociales” va más allá de los convenios, de los distintivos o certificados, esto es sólo un primer paso.

Líderes de las grandes empresas participan de manera activa en la creación de políticas públicas, promueven el debate y el cumplimiento de acuerdos y acciones concretas en temas de equidad, diversidad e inclusión.

Con base al cierre de 2018, se observa que el 100% de las Súper Empresas contemplaron políticas y desarrollaron prácticas de Responsabilidad Social en las que involucraron a sus colaboradores de manera activa. En temas de Diversidad e Inclusión, el 96.7 % de las Súper Empresas instrumentaron políticas y programas enfocadas a establecer oportunidades equitativas para el personal.

En este sentido, su labor comienza al interior proyectando estrategias para lograr la rentabilidad del negocio orientada a un enfoque de impacto social, y al mismo tiempo, informando e involucrando a sus colaboradores para actuar y ser partícipes en la reconstrucción del tejido social.

Las organizaciones son evaluadas todo el tiempo de acuerdo a su competitividad, rentabilidad, la calidad de sus servicios y/o productos, pero son evaluadas también por el impacto que tienen en la sociedad; al interior construyendo relaciones sólidas con sus colaboradores, clientes, proveedores, al exterior; en la forma de cómo se incluyen en la trasformación y mejoramiento del entorno.

Es una realidad, las organizaciones que no se comprometan a ser un agente de cambio social pierden credibilidad, aíslan a sus grupos de interés y no tendrán la capacidad de adaptarse al cambio que exige la sociedad, afectando la rentabilidad del negocio y su permanencia en el mercado.

Una empresa sólida no sólo lo es por sus finanzas, no sólo lo es por mejorar la calidad de vida de quienes forman parte de ella, ahora también lo es al involucrarse con su comunidad e impactarla de manera positiva.

 

 

Publicado en: Febrero 2019