Sin duda, la principal preocupación en un momento de crisis, como la actual contingencia sanitaria derivada por la aparición del Covid-19, es nuestra salud y seguridad, así como la de nuestra familia. Sin embargo, no puede parar ahí, también es importante preocuparnos por “el otro”, por los demás, y para ello es fundamental la empatía.

Ser empáticos es una cualidad social del ser humano que nos permite ponernos en el lugar del otro, reconocerlo como un individuo similar a nosotros, que aunque tiene su propia manera de pensar y sentir, enfrenta problemas similares a los nuestros y compartimos sentimientos ante ciertas circunstancias.

En la actualidad, con la pandemia, estamos viviendo momentos que nos imponen nuevos retos en lo individual y como sociedad, incluidas por supuesto las empresas y sus líderes. Hoy es necesaria la empatía en todos los sentidos; escuchar y conectar de manera emocional con los demás, sea una persona u organización.

El papel de los líderes
Hoy, los líderes tienen un reto más en su lista de responsabilidades: mantener la empatía con sus colaboradores y lograr que estos también lo sean con la organización que juntos conforman, pues de no ser así puede peligrar su supervivencia.

Las circunstancias exigen a los líderes estar al tanto de la salud de sus colaboradores, pero también de abrir canales para mantener una escucha activa. Esto implica prestar atención, dar señales de seguimiento activo (incluso si es a través de mensajes escritos) y no juzgar o invalidar las emociones que les expresan.

En estos momentos es de igual relevancia para los líderes saber comunicar. Si de por sí es valioso reducir al máximo la desinformación, en momentos de crisis como la actual es fundamental informar de manera puntual y oportuna las acciones que se toman como organización.

Ambas acciones (escuchar y comunicar) ayudarán a brindar certidumbre en un entorno tan incierto, así como a fortalecer el sentimiento de equipo y estrechar los lazos de unidad.

El papel de los colaboradores
En los momentos actuales, los colaboradores esperan mucho más de sus líderes, que sean un verdadero bastión y que les sirvan de guía. Sin embargo, su rol no puede circunscribirse a la pasividad; la organización también requiere de ellos empatía, hacia sus líderes y compañeros.

Es decir, la empatía requiere, hoy más que nunca, reciprocidad. Los colaboradores deben hacer un intento por comprender lo que pasa y las razones que obligan a la organización y sus líderes a tomar una decisión u otra; pero no solo eso, sino comprometerse hasta donde les sea posible.

Pese a lo adverso de las circunstancias deben estar conscientes que la productividad de la organización sigue dependiendo de ellos y de su desempeño. Para lograrlo deberán mostrar mayor resiliencia, ser más flexibles, proactivos, creativos y colaborativos.

Y aquí también es necesaria la intervención del líder, pues es él quien con una comunicación asertiva deberá transmitirles confianza y la mutua responsabilidad, para que cuando esta situación termine, juntos puedan salir fortalecidos. Las organizaciones necesitan de sus colaboradores, y los colaboradores necesitas de sus organizaciones, que no se nos olvide.

Artículos

Empatía, un reto en época de crisis

Publicado en: Abril 2020

by TOP Companies