"Nadie ama a su patria por ser la más grande, la más rica o la más avanzada, sino porque es la suya…” ahora cambia la palabra patria por empresa; eso es sentido de pertenencia, uno de los procesos más complejos de ocurrir en los colaboradores. Uno de los procesos que tienen impactos directos en la productividad y en la adopción de la Cultura Organizacional como un elemento que toma vida al momento en que el colaborador lo hace así: suyo.

Y ¿qué decir ahora que estamos a la  distancia? Parece una línea tenue que corre peligro de simplemente desaparecer.

Hoy más que nunca, los colaboradores deben tener firme ese sentimiento o la conciencia de formar parte de un grupo, porque es este de donde adquirimos modelos de referencia, pero también el que nos da seguridad. El ser humano es una especie que refuerza su individualidad al saberse parte de algo.

Lo anterior funciona como cuando un mexicano está fuera del país, hoy que estamos fuera de nuestras organizaciones, debemos sentirnos que somos parte de ellas, igual que el mexicano fortalece este sentir fuera de la frontera y aunque no cante ni en la regadera, este sentir le haga entonar fuerte y completo un “Cielito lindo”.

Toca a la organización a través de sus líderes hacer de esa línea tenue, un lazo fuerte que permita al colaborador saber que no está solo, que es de los nuestros, que confiamos en sus capacidades hoy más que nunca, que estamos seguros que aún fuera todos hacemos lo posible para salir adelante juntos.

En la vida “normal” de la organización, el sentido de pertenencia se fortalece al brindar oportunidades de crecimiento, de capacitación, al generar las posibilidades para que el colaborador trabaje con libertad y empoderamiento. Cuando establecemos canales de comunicación claros y respetuosos. Cuando  a través de un liderazgo ejemplar se permea la Cultura de la organización y el colaborador la acepta y la vive especialmente porque refleja sus valores y porque encuentra en ella congruencia entre lo que se dice y hace.

Si lo anterior se trabaja como el agricultor a la tierra, los momentos de crisis serán adecuados para recibir una cosecha en donde los colaboradores respondan a la altura de lo que la organización necesita, sin embargo, en la crisis, como la que vivimos hoy, deben sumarse altas dosis de empatía, de preocupación genuina por la salud física y psicológica del colaborador. La comunicación debe redoblarse pero no para generar ambientes que obstaculicen la libertad o cuestionen la confianza, sino para recordar permanentemente que somos de la organización y la organización es nuestra, sin importar en donde estemos.

Sentido de pertenencia a la distancia

Publicado en: Abril 2020

by TOP Companies

Artículos