Publicado en: Abril 2020

Artículos

Fortalecer el compromiso, reto para todo líder

Sabemos que el nivel de compromiso que tiene una persona con su trabajo incide de manera directa en su interés, entusiasmo y desempeño, lo cual afecta la productividad y las posibilidades de crecimiento de la organización.

Es por ello que los líderes de las Súper Empresas, los lugares en donde todos quieren trabajar, ponen especial cuidado en que sus colaboradores le encuentren sentido a su labor, que su trabajo tiene un propósito y que son importantes en el engranaje.

El que los colaboradores cuenten con una visión clara sobre su identidad dentro de la organización contribuye, a su vez, a que conformen equipos empáticos, con vínculos fuertes, capaces de adaptarse al entorno y generadores de propuestas innovadoras.

¿Y cómo se logra ese engagement? La clave es construir una cultura organizacional sólida, y para lograrlo pueden ayudar diversas acciones, como crear un clima laboral sano que promueva la equidad, la no discriminación, el trabajo en equipo, el compañerismo y la comunicación abierta.

Esto permite a los líderes conectar mejor con sus colaboradores, estrechar vínculos e incentivarlos a aportar ideas. Pero no basta con que el equipo comparta sus opiniones, el líder debe saber escuchar a cada integrante y sumar los diferentes puntos de vista.

Lo anterior es valioso en dos sentidos. Por un lado ayuda a que el colaborador sienta cada proyecto e iniciativa como suyo, pero también para que dimensione que forma parte de algo más grande y que contribuye a alcanzar los objetivos y el éxito de la organización. Esto será un incentivo poderoso.

Y el proceso de comunicación no concluye ahí, pues debe fluir también del líder a su equipo de forma clara, directa y constante. Es fundamental que a cada integrante le haga saber -desde que ingresa y con cierta frecuencia- lo que la organización espera de ellos en lo personal y como grupo.

Asimismo, es enriquecedor que el líder les comparta los resultados que van obteniendo y les brinde retroalimentación sobre su desempeño, no solo con el objetivo de mejorar o perfeccionar la labor de cada persona, sino de impulsar su desarrollo y crecimiento.

Finalmente, el líder debe tener especial cuidado de no tomar una posición aleccionadora o inquisitoria que lo haga ver como el poseedor absoluto del conocimiento. Sin duda obtendrá mejores resultados si logra comunicar que todos los integrantes del equipo están en constante aprendizaje, incluido él o ella, y los colaboradores tendrán una posición más flexible ante los cambios que requiera la organización.

by TOP Companies