Colaboración Autoridigida

by TOP Companies

De Taylor con su organización científica del trabajo, a lo que hoy requieren las empresas parece haber un mundo de distancia, pero ambas realidades están sujetas de un mismo hilo. Hoy reconocemos y depositamos en los colaboradores la fuerza que mueve a la organización, esto es una visión mucho más amplia a la que en aquellos años de 1900 se lograba ver. Podríamos pensar que no es sano pensar en las organizaciones hoy, desde una perspectiva tan lejana, sin embargo el principio sigue vigente: mayor productividad, menos errores y sin tiempo muertos. La diferencia estriba en cómo cada empresa buscará llegar ahí.

Hoy, uno de los postulados  más aceptados es que puede lograrse a través de equipos autodirigidos, pero para poder tener “equipos de ensueño” se requieren colaboradores de ensueño.  Puedes colocar esta característica en las plataformas y habrá postulantes que seguros de su experiencia alzarán la mano y te enviarán su cv. Sin embargo, antes de que sueltes las redes para llevarte al mejor talento que navega en internet, asegúrate de que tu empresa sea capaz de corresponder a la búsqueda que hace.

¿Qué quiere decir lo anterior?

La empresa debe tener o crear una cultura de colaboradores autodirigidos. No se trata sólo de dar un orden, se deben tener las condiciones para que las cosas ocurran, y entonces el talento que hayamos atraído nade libre y talentosamente en nuestra organización. En una organización con cultura de colaboradores autodirigidos, se tienen objetivos claros, que se comunican con la misma claridad. Se tienen metas claras, medibles, pero sobre todo realistas. La atención está puesta en los proyectos y resultados alcanzados, más que en las horas de trabajo, por lo cual aquí la idea de supervisión y control cambia radicalmente.

Los líderes de equipos autodirigidos son facilitadores y se ven a sí mismos como parte del equipo no como una figura de autoridad en el sentido vacío de jerarquía, sino como la autoridad para dirigir y resolver cuando sea necesario. Un líder desde esta forma de hacer vida organizacional es una persona que es eficiente en su desempeño, así como de las metas compartidas.

La Cultura que busca colaboradores autodirigidos sitúa la confianza como un pilar, de esta forma el líder no es un capataz contador de minutos perdidos, sino que es quien tiene la visión puesta en el todo, atento a cada parte del proceso y sabe que los colaboradores cuentan con un compromiso superior a aquel que cuenta los minutos para irse a casa.

¿Qué se fomenta en una empresa que busca colaboradores autodirigidos? Empoderamiento, entendido como la capacidad para tomar sus propias decisiones, mismas que se fundamentarán en el principio de: relevancia y responsabilidad. Así, cada vez que un colaborador autodirigido deba tomar una decisión con respecto al uso de su tiempo, de los recursos de la empresa, de su propia capacitación; relevancia y responsabilidad serán la brújula de las determinaciones a las que llegue.

¿Queremos ser una empresa de ensueño? La Cultura debe promover en todo momento la misión, visión  y valores de la empresa, quizá podamos coincidir en que un valor que un colaborador de ensueño debe poseer como si fuera su propio ADN, es el compromiso y amor por lo que hace.

Un colaborador de ensueño/ autodirigido, tiene poder sobre lo que sabe y humildad sobre lo que no, reconoce la interdependencia y el impacto de lo que haga y se conducirá siempre con la integridad y responsabilidad que eso implica.

Un colaborador autodirigido sabe “nadar”, pero está dispuesto a mejorar, a aprender de otros, a escuchar y dejarse guiar. Un colaborador de ensueño se sabe parte de una empresa y pone su corazón en ella. Un colaborador de este nivel es un deportista de alto nivel, un músico de conservatorio, un científico, un artista, es aquel que empeña su corazón y conocimiento en el diario hacer; la Cultura de una empresa de ensueño, le dejará pintar, interpretar, crear, ser innovador, porque de inicio es lo que buscaba: un talento implacable que encontrara su lugar entre los nuestros para lograr una mayor productividad, menos errores y sin tiempo muertos.

Artículos

Publicado en: Marzo 2020