Artículos

El pánico también es contagioso

Publicado en: Marzo 2020

by TOP Companies

Para muchas personas, el miedo a la enfermedad puede ser peor que la enfermedad misma.

Aseguran expertos que es completamente racional estar ansioso, porque no estamos seguros de cómo se desarrollará la pandemia, aun así, hay una diferencia entre sentirse inquieto por un tema incierto y estar ansioso hasta el punto de que la preocupación dificulta el sueño y la vida diaria, es decir caer en pánico. La sobrecarga de información falsa y la acumulación de preocupaciones tienen graves consecuencias en el bienestar físico y psicológico.

Existe una diferencia entre el miedo y el pánico. El miedo es el temor a una amenaza real, a algo que está pasando. El pánico, por su parte, tiene ese extra de irracionalidad, de desborde y de angustia. Lo más importante para combatir ese pánico es informarse correctamente y tener una opinión crítica sobre esa información.

Lo más útil que las personas pueden hacer en esta etapa es encontrar algunas fuentes confiables como la Organización Mundial de la Salud, o algunos de los principales medios de comunicación, y simplemente atenerse a ellos para informarse.

Es importante contemplar que, siendo que los acontecimientos recientes han llevado a muchos colaboradores a trabajar desde sus casas, la convivencia con la familia es mayor, por lo tanto, difundir información falsa o poco acertada puede derivar en propagar más temor del necesario, principalmente en los más jóvenes, los cuales serían los que sufrirían mayor afectación ya que son más vulnerables a la sobreinformación y miedos infundados. Se recomienda mantener la perspectiva y buscar ayuda en caso de necesitarla, como se recomienda en los siguientes cinco puntos de la Asociación Estadounidense de Psicología:

  • Mantener las cosas en perspectiva. El hecho de que haya una gran cobertura de noticias sobre este tema no significa, necesariamente, que represente una amenaza para usted o su familia.
  • Conocer los hechos. Es útil adoptar un enfoque más crítico a medida que se reciben los informes de noticias sobre el virus.
  • Comunicarse con los más jóvenes. Discutir la cobertura de noticias del coronavirus con información honesta y apropiada para la edad. Los padres también pueden ayudar a aliviar la angustia al enfocar a los niños en rutinas y horarios.
  • Mantenerse conectado.  Compartir información útil de sitios confiables con amigos y familiares ayuda a lidiar con la propia ansiedad.
  • Buscar ayuda adicional. Las personas que sienten un nerviosismo abrumador, una tristeza persistente u otras reacciones prolongadas que afectan negativamente su desempeño laboral o sus relaciones interpersonales deben consultar con un profesional de salud mental capacitado y experimentado.