En momentos de crisis como los que estamos enfrentando por la contingencia sanitaria, los líderes centran gran parte de su esfuerzo en garantizar en el corto plazo la existencia y operación de sus organizaciones. La mayoría están preocupados y ocupados en descubrir cómo convertir las amenazas y dificultades que enfrentan en oportunidades que les permitan salir bien librados.

Requiere -en principio del líder para poder guiar a su equipo, pero en realidad de parte de toda la organización- de un gran esfuerzo de adaptación al nuevo entorno y flexibilidad para hacer los ajustes que sean necesarios, desde los hábitos hasta las formas de trabajar y las funciones de los colaboradores.

Es aquí donde se valora una cultura sólida, pues permite apalancar los cambios. No olvidemos que la cultura impacta en el comportamiento de todos quienes integran la organización, y por lo tanto en los resultados que obtengan.

Así es que una de las tareas principales que deben ponderar los líderes ante la crisis es fortalecer su cultura organizacional, o dependiendo de lo que requiera la organización, establecer nuevos valores, normas, creencias o patrones conductuales. Aquí te compartimos seis premisas que te ayudarán a fortalecerla:

1. Haz primero un diagnóstico.
Uno de las principales dificultades para adaptarse en tiempos de crisis es el diagnóstico del problema. Aunque parezca una obviedad, primero necesitas comprenden qué está pasando en tu organización y por qué, para después planear las soluciones y decidir el rumbo.

2. Rompe con los viejos patrones.
Es difícil, sobre todo si el liderazgo ejercido venía dando buenos resultados; pero no pierdas de vista que las circunstancias ahora son muy distintas. Debes estar abierto a escuchar, y sobre todo incentivar, las soluciones que provengan de tus colaboradores, de todos los niveles.

3. Infunde confianza en tu equipo.
La gente no nace con autoconfianza, proviene del éxito, la experiencia y el entorno organizacional. Así que si llegan a cometer algún error, bríndales tu respaldo; recuérdales que juntos están creando nuevas estrategias y formas de operación. Aunque eso no significa que peques de confiado; siempre brinda acompañamiento.

4. Comunica de acuerdo a tu público.
Si bien durante esta etapa tus mensajes deben ser consistentes entre sí, no deben ser los mismos para todas tus audiencias, y tampoco es pertinente que comuniques a todos tus interlocutores tu visión o estrategia en su totalidad. Cuida lo que dices, cómo se lo dices y a quién se lo dices.

5. Transmite el sentido de urgencia.
Una  de las tareas más complicada que enfrentan los líderes en la tarea del cambio es movilizar a su equipo, o en sus casos a toda la organización, hacia una misma dirección. Es fundamental que comprendan la relevancia de su participación, pero además con el sentido de urgencia que conlleva la crisis.

6. Encárgate de dirigir los cambios.
Una vez que identificaste las acciones a seguir encárgate de que se ejecuten de la manera en que lo has planeado. Saber delegar, incluso en momentos de crisis, es una habilidad altamente valorada, pero si involucras a alguna área o persona, no le dejes el control total y mantente al tanto de cómo se administran.


Cómo fortalecer la cultura en momentos de crisis

Infografía

Publicado en: Abril 2020

by TOP Companies